• eventodo

Un lugar en el silencio 2, en cines este 10 de junio.

Después de los funestos eventos ocurridos en su casa, la familia Abbott (Emily Blunt, Millicent Simmonds, Noah Jupe) debe afrontar los terrores del mundo exterior mientras continúa su lucha por sobrevivir en silencio.


Obligados a aventurarse en lo desconocido, pronto se dan cuenta de que las criaturas que cazan a través del sonido no son los únicos peligros que acechan más allá del camino de arena. Paramount Pictures presenta, en asociación con Michael Bay, una producción de Platinum Dunes / Sunday Night, Un Lugar en Silencio Parte II, dirigida, escrita y producida por John Krasinski; protagonizada por Emily Blunt, Cillian Murphy, Millicent Simmonds, Noah Jupe, Djimon Hounsou y John Krasinski. Los productores son Michael Bay, Andrew Form, Brad Fuller y John Krasinski. Los productores ejecutivos son Allyson Seeger, JoAnn Perritano y Aaron Janus.


UNA PELÍCULA QUE DEFINE UN GÉNERO, UN INESPERADO NUEVO CAPÍTULO.


En 2018, Un Lugar en Silencio, de John Krasinski, transformó el silencio en momentos de miedo y con base en el género de terror y suspenso, forjó una moderna fábula sobre el amor familiar, la comunicación y la sobrevivencia.


Con su mezcla de incesante tensión y una conmovedora narración sobre un clan unido que debe afrontar una fuerza alienígena altamente destructiva y sintonizada con el sonido, la película se convirtió en un asombroso éxito y un fenómeno cultural. Ahora llega el segundo capítulo de esta inquietante historia y comienza justo donde estaba la familia.


Sin embargo, Un Lugar en Silencio Parte II se dirige a nuevos lugares a medida que los Abbott dejan atrás el frágil santuario del “camino de arena” que crearon para sobrevivir en un entorno donde incluso un simple paso podía ser mortal, para adentrarse en un mundo de infinitos peligros. Desde el inicio de la cinta la familia huye sin seguridad alguna para buscar refugio en una ciudad enloquecida por el miedo.


En un ámbito donde la unión y la empatía casi han desaparecido, los Abbott se esfuerzan no sólo en protegerse unos a otros de la amenaza del sonido, también intentan hallar esperanza en el aterrador caos que los rodea. “Después de la increíble recepción de la primera película, no deseábamos hacer una simple secuela para perseguir el éxito de la cinta original”, explica el productor Brad Fuller. “John tiene una arraigada integridad artística, por eso sabíamos que no haría otra película a menos que le interesara y eso sólo sucede si siente una honda resonancia con el material.


Su cerebro es como un candado de combinación y cuando hace clic, verdaderamente hace clic, eso es lo que ocurrió con este concepto”. La idea de que los Abbott podrían recorrer el vasto territorio inexplorado fuera de su hogar tomó por sorpresa incluso a Krasinski. Durante la filmación de Un Lugar en Silencio nunca pensó en una secuela, pues no imaginó la forma en que impactaría la cultura. Tampoco le agradan las secuelas mediocres. Pero cuando sintió que podría impulsar la narración de modo genuino para los personajes y el concepto de la trama original, de inmediato apreció nuevos retos creativos y se iluminó con la misma pasión que la primera vez.


“De hecho no tenía intención de hacer una secuela”, afirma Krasinski. “La historia nunca se diseñó para ser una franquicia. Pero la gran fuerza del mundo que creamos generó el deseo de ahondar y explorar a dónde podría conducir a los Abbott como familia”. Lo más importante para él era que, al ampliar el relato, Un Lugar en Silencio Parte II debía ser igual que su predecesora, mucho más que una mera experiencia sensorial visceral.


Debía estimular el desarrollo emocional de la familia, esta vez tanto hacia la independencia como hacia la comunidad. “Después del éxito de Un Lugar en Silencio supe que habría interés en otra película, pero no quería crear algo por motivos erróneos o que no se sintiera orgánico. Así pues, me parecía bien que la hiciera otro escritor y otro director. Sin embargo, en mi mente tenía el germen de una idea”, recuerda Krasinski. “Se trataba de ampliar la metáfora de la paternidad para ver qué tan lejos podía llegar, analizar la evolución natural cuando tus hijos dejan la seguridad de la casa para salir al mundo”. “La cinta original era una historia íntima sobre una familia que vivía en una granja en ese mundo.


Eres testigo de que esas criaturas están afuera, pero en realidad no sabes lo que ocurre en el exterior. Buscamos abrir esto un poco más”, añade el productor Andrew Form. Como ocurrió antes, el deseo de Krasinski de explorar lo desconocido orientó el proyecto. Significó concebir qué habría en torno al capullo de silencio que los Abbott crearon para su familia.


¿A dónde irían y qué hallarían afuera y dentro de ellos mismos si no tuvieran más opción que dejar la seguridad del camino de arena y aventurarse al exterior? Krasinski decidió iniciar el segundo capítulo literalmente instantes después de concluir el primero, conforme a la estructura clásica de una serie de máximo suspenso. De inmediato los Abbott se ven obligados a hacer lo impensable: empezar a moverse resintiendo la brutal pérdida de Lee, su padre y esposo. Se mantiene la estresante necesidad de permanecer absolutamente en silencio o morir, aunada a peligros terribles que pondrán a prueba a cada miembro de la familia y sus vínculos.


“Me impresionó que John quisiera retomar la acción segundos después de que Evelyn amartilló el arma en el sótano”, declara el productor Andrew Form. “Era una excelente forma de continuar la narración. Tienes a una mamá, un bebé y dos niños que deben salir del entorno protector que Lee creó para mantener a salvo a su familia”. “Hay muchas cosas que experimentar fuera de la granja”, observa Krasinski. “Expandimos el mundo y la escala de la historia, pero la intimidad proviene de que las reglas son las mismas.


Creativamente fue genial la oportunidad de construir sets asombrosos, pero debían ser genuinos a la trama y a las vivencias internas de la familia”. Poner a los Abbott a la deriva en una tierra caótica trastornó lo que ya era una situación muy peligrosa, pero a la vez resaltaría su capacidad de adaptación incluso ante las más graves dudas. “Sin los dispositivos de seguridad como el camino de arena y las luces, todo es más impredecible”, enfatiza Krasinski.


“Cada paso que das es incierto. El terror puede venir de cualquier lugar. Cuando ignoras cómo vas a sobrevivir el siguiente momento, probablemente cometas un error… y los horrendos seres están a tu alrededor más cerca de lo que piensas”.



2 vistas0 comentarios