• eventodo

Thalisz Mente alivia corazones despiertos con su nuevo sencillo: "El Descarado"


Thalisz Mente estrena el primer corte de su próximo álbum #Troya.

A través de un videoclip lanzado en su canal de Youtube, Thalisz Mente habla de las personas que no saben cómo canalizar su frustración.


Tras una larga ausencia, Thalisz Mente alista el lanzamiento de su nuevo álbum #Troya. Este 24 de enero, lanzó el preludio a este material; una balada futurista que mezcla distintos sonidos electrónicos del dream pop, hip-hop y trap-pop. Un sencillo brutalmente honesto que no deja de ser cálido y fluido. Se trata de “El descarado”.

“El descarado” no trata sobre una historia de amor fallida, no relata la ruptura amorosa cliché, tampoco la historia donde la protagonista está desolada con el corazón roto. Aunque si bien, el personaje principal, sí describe una decepción de manera muy asertiva, la canción no gira entorno a una visión sentimental de la historia. “El descarado” retrata lo irónico y paradójico de las relaciones interpersonales actuales. Mientras que usamos la tecnología para conectarnos con sucesos y personas cercanas, la conexión con el propio cuerpo, consigo mismo, con las emociones y los “seres amados” se vuelve cada vez más débil. Este primer corte habla también sobre las falsas  ideas que nos hacemos de los demás gracias a las redes sociales.

“Amo, doy, me comparto y aunque no haya recibido lo mismo, no me arrepiento.” Es una de las ideas centrales en “El descarado”.

A través de un videoclip lanzado en su canal de YouTube, Thalisz Mente habla de las personas que no saben cómo canalizar su frustración. Romantizar el odio, la soledad y la depresión mientras se mantienen impávidos, incapaces de actuar por su miedo al rechazo. Temen compartirse, temen dar, por miedo a ser rechazados o traicionados. Por último, recurren al “amor propio” como bandera de salvación y sanación frente a sus fallos. ¿En realidad es positivo crear una sociedad cada vez  más solitaria y desconectada? Una atmósfera sonora casi onírica y un material visual rico en simbolismos, son la materia prima con la que Thalisz Mente usa para crear un personaje aspiracional. Una joven mujer capaz de aceptar que los ciclos terminan; que el amor, la confianza, el respeto y la admiración entre dos personas tienen la posibilidad de terminar. Una protagonista que parece opuesta a cualquier joven adulto millenial.

¡Cuánto duele despertar!




8 vistas0 comentarios